Logre el Rendimiento Predecible de sus metas, mejorando la efectividad de sus Reuniones de Revisión

pexels-fauxels-3182773

Luego del Proceso de Planificación Estratégica y Operativa, es necesario que los Equipos Gerenciales enfoquen sus energías en la ejecución de las estrategias, acciones, presupuesto, etc. y con ello asegurar un alto performance de sus indicadores y el logro de sus objetivos.

Dicha tarea es más compleja de lo que parece, pues es evidente que los líderes en los diferentes niveles de la organización deben lidiar no sólo con la ejecución del Plan, sino también atender aspectos rutinarios que consumen gran parte de su talento de gestión. Más aun, ¿cómo enfrentar esta situación en Organizaciones que participan en entornos de mercado de alto cambio (entornos VUCA – Volatilidad, Incertidumbre, Complejidad y Ambigüedad.)? 

Execution Premium Process – XPP

En el Modelo de Gestión de la Ejecución de la Estrategia creado por Robert Kaplan y David Norton (Balanced Scorecard), denominado Execution Premium Process, se propone los mecanismos de Monitoreo y Aprendizaje, así como el Testeo y Ajuste como la base para lograr la adaptación continua de la estrategia, los planes y la ejecución en general, y con ello alinearlos a los cambios del entorno para garantizar el logro de los objetivos propuestos.

A saber, una de las instancias gerenciales más efectivas y productivas para la puesta en marca de estos mecanismos, y con ello alcanzar el Rendimiento Predecible, se materializa en las Reuniones de Revisión y particularmente en la cadencia de realización de estas.

¿Qué es el Rendimiento Predecible (Predictable Performance)?

Por lo general, las Organizaciones no pueden anticipar cómo será su desempeño en el próximo periodo de revisión de la gestión. Una razón de ello es que la información relevante está dispersa en múltiples sistemas o fuentes de captura, diferentes formatos, variadas temporalidades, y en general las mismas no están relacionadas de forma tal que podamos inferir cómo nuestro trabajo y acciones pueden influir directamente en la mejora del rendimiento o el logro de objetivos.

La realidad es que la mayoría de las empresas se esfuerzan por mejorar su rendimiento general, pero debido a la intensidad del mercado y a la complejidad de las operaciones del día a día, se dificulta seguir el ritmo necesario para sentarse a analizar, diseñar y ejecutar complejos y elaborados planes de mejora continua.

Para lograr mejoras predecibles y significativas, su equipo gerencial necesita cambiar el enfoque en la planificación, el seguimiento y el monitoreo en el día a día.


El rendimiento predecible consiste en crear un entorno de gestión, en el que los resultados relevantes de la Organización se encuentren operando bajo control, cada semana, cada mes, cada trimestre y en general en todo momento.  Uno en el que todos los colaboradores conozcan cómo su trabajo impacta en el logro de los objetivos, y que cuenten con la información que les permita mejorar el rendimiento del mañana.

Esto implica que exista la flexibilidad para contar con metas y acciones de corto plazo alineadas a las metas de mediano y largo plazo, así como asegurar el monitoreo en tiempo real que permita a todos mantenerse concentrados en las actividades más importantes, identificar aquellas que producen los mejores resultados, conocer el estado y progreso de estas y sentirse capacitados para adaptar sus planes para mejorar el rendimiento según sea necesario.

Con el rendimiento predecible no se necesita grandes inversiones de tiempo investigando diversas fuentes para obtener la información clave para la toma de decisiones, pues son los criterios de causalidad (causa – efecto) la base para establecer la información y acciones relevante a analizar.

Adoptando el Rendimiento Predecible

Para mejorar el rendimiento de manera predecible, las empresas deben contar con una metodología que ayude a su gestión. Dicha metodología se basa en los mecanismos de monitoreo y revisión, realizadas con una frecuencia tal que asegure la cadencia necesaria para abordar los aspectos de gestión operativa y evaluación estratégica relevantes.

En los esquemas a continuación se presentan los tipos más relevantes de Reuniones de Revisiones de la Gestión, sus fundamentos, características y mejores prácticas aplicadas:

El Ciclo P-H-V-A apuntalando el Rendimiento Predecible

Indudablemente, los esquemas de Reuniones de Revisión de la Gestión que se ha presentado tienen como fundamento el ciclo de la Gestión: Planear, Hacer, Verificar y Actuar (PHVA). Es justamente la operacionalización de dicho ciclo, el que permite a las Organizaciones fortalecer sus capacidades de aprendizaje, adaptación y toma de decisiones. A su vez, este ciclo contribuye a la construcción de las una de las habilidades gerenciales más valiosas para garantizar la ejecución de la Estrategia Organizacional.

Lograr el Rendimiento Predecible en los objetivos, indicadores y metas de su Organización, es posible. Depende de usted y de su Equipo Gerencial el que empiecen a transcurrir por dicho sendero, y en poco tiempo lograran cosechar sus dulces resultados.

Leave a comment